Crítica ‘Love & Mercy’: Brian Wilson en clave sensorial

Numerosas son las películas que se han dedicado a grandes figuras relevantes dentro del panorama musical. Nowhere Boy, En la cuerda floja o Bird son algunos de los títulos que han destacado dentro de la amplia filmografía enfocada a estas figuras. Love & Mercy se suma al carro. Segundo título de su director Bill Pohlad, nos narra parte de la historia de Brian Wilson, fundador de los Beach Boys, y algunos de los problemas que empiezan a atormentarlo, así como la controvertida relación que tiene con su terapeuta, el Dr. Eugene Landy.

Paul Dano (en la versión más joven) y John Cusack (en un Brian más roto) consiguen con gran majestuosidad la interpretación del personaje principal. Especialmente destaca la evidente transformación que va sufriendo el protagonista y su contraste veinte años más tarde, donde ya apenas si queda un cascarón vacío de lo que un día fue el famoso cantante. El elenco actoral se completa con un enorme Paul Giamatti, en el papel del Dr. Eugene Lancy. El odio y, al mismo tiempo, la locura se funden en un mismo carácter y consigue hacer que el espectador tenga ganas de verlo encerrado bajo llave. Como mínimo.

En una arriesgada apuesta por la narrativa de saltos en el tiempo, Bill Pohland consigue alejarse del biopic común y darle su toque propio, a partir de elementos introspectivos que convierten la película en un conjunto sensorial más que quedarse en el sentido visual. En contraposición, uno de sus puntos más fuertes es, al mismo tiempo, una de sus posibles puntos flojos: el desconocimiento de lo que está ocurriendo hasta la mitad del filme. Sin embargo, esta segunda parte está tan bien resuelta, que sin duda compensa con creces las debilidades que contenga el resto. Todo este conjunto se encuentra apoyado por una constante melodía que atempera el ambiente. Al igual que los personajes, evoluciona y se acompasa a todo lo que en ese momento está ocurriendo en escena. El perfecto envoltorio para un buen regalo.

En definitiva, Love & Mercy es una película hecha por y para la música, en base a una de las figuras más relevantes de los años 60. De forma bastante hábil, se convierte en narradora perfecta del éxito y la pasión. También es locura, tristeza y el reflejo de la desesperación humana. Pero, especialmente, es confusión: la de un hombre que, incapaz de entender lo que ocurre a su alrededor, se deja llevar por el camino más fácil y termina atormentado por su propia existencia. Sin duda un imprescindible para todos los amantes de los Beach Boys pero, especialmente, de todos aquellos que creen que nunca es demasiado tarde huir de lo que nos hace daño.

Porque, como establece el propio Brian Wilson en la canción que da nombre al filme: Love and mercy that’s what you need tonight.’

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

Reto cinéfilo 2015 IV: salteadillo de géneros

16. Una peli que tengas pero que no hayas visto: Stoker

De la mano de mi buena amiga y compañera de labores cinéfilas, Elisabet (a título de hoy, señora de bien, certificado por la Universidad de Wisconsin o unaamericanadesas), me llegó esta pieza llevada por la intuición de que podía colarse entre mis favoritas. Y bueno, igual Matthew Goode también tuvo algo que ver. Un poco solo.

Stoker se nos presenta como un thriller familiar, cuyo guión bien podría formar parte de película de domingo por la tarde, pero que sin embargo compensa a la perfección con la estética visual y sus tres excepcionales protagonistas. Qué queréis que os diga, a mí es fácil encadilarme con los desenfocados y un piano de fondo. Especialmente recomendada para los amantes de las reflexiones sobre la vida, la muerte y las metáforas sexuales (no Greys, plis).

Bonus track: cuenta con una de las escenas más intensitas que he visto nunca.

17. Un film que se desarrolle solo en un escenario: Eliminado

Contando con la premisa de que últimamente las películas de miedo están de capa caída, me llamó especialmente la atención Eliminado por adentrarse en un escenario totalmente nuevo, desde el punto de vista del espectador: el panel de inicio del ordenador. En todo momento nos movemos en la pantalla que bien se asimila perfectamente a la que cada uno tenemos en nuestra casa (Spotify, Facebook y Skype incluídos), aunque sin fantasmilla de por medio. Que sepamos. 

¿Interesante, verdad? Pues dejad vuestras manos quietas porque no, no estamos ante ‘la película de miedo del milenio’, y menos aún del último año. A pesar de su escasa duración, la continuidad del escenario lo convierte, en algunos puntos, pesada y sin mayor vuelta de tuerca. Lo que tiene que dar miedo, no da miedo. Y todos, toditos, los “sustos” buenos, ya los has visto antes en el trailer. Si esto no fuera necesario, el final no podría estar más fuera de lugar. Venga, HASTA LUEGO.

18. Una comedia: Pride

Aunque, en muchos de los momentos, se acerque más a un drama que a la comedia, los puntos de este segundo resaltan por encima de los primeros, al más puro estilo del humor británico. Pride no solo cuenta con una historia atrayente (basada en hechos reales) sino con uno elenco coral que consiguen engancharte y enamorar hasta al más duro de corazón.

Uno de los detalles más bonitos: la confrontación entre la “vieja” mente inglesa y la novedad, en una época bastante complicada, arrasa con todos los posibles estereotipos en los que muchos directores podrían caer. Sobre todo porque no se queda en la mera enseñanza de la igualdad, si no también atrae el campo de la libertad, el amor y el encontrarse con uno mismo.

Ana approves.

19. Una película de 3 h. o más: El lobo de Wall Sreet

Solo voy a decir una cosa que creo que aúna todo lo que pensé al terminar esta película:

Leonardo DiCaprio, Oscar YA.

20. Una película estrenada este año: Far from the Madding Crowd

Basada en la novela de Thomas Hardy, esta es una de las pocas historias en la que nos encontramos una protagonista fuerte y decidida, que antepone su libertad ante cualquier otro sentimiento. Interpretada brillantemente por Carey Mulligan (quizá uno de sus mejores papeles hasta el momento), la película va desdoblándose poco a poco y descubriendo todos los aspectos que lleva dentro su protagonista: el miedo, el amor, la indecisión, la lujuria, el arrepentimiento y el perdón.

En algunos momentos puede resultar un poco lenta (narrativa de época, amigos, ya sabéis a lo que os enfrentáis), pero lo compensa con acritud en todo su conjunto. Con bonitos escenarios de la Inglaterra rural y una historia para las amantes de lo romántico, no podrá dejaros decepcionados. Creedme. Está fuera de lo común.

Comentarios abajo o en @onlymutated si vosotros también habéis pensado en esto:

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Crítica de ‘The Voices’: no volverás a ver a tus mascotas del mismo modo

Cuando escuché hablar de The Voices, una película en clave de parodia sobre un transtorno psicópata, me gustó especialmente un detalle: que todo esto viniese fomentado por dos animales de compañía; un perro, que encarna la bondad, y un gato proveniente de los mismísimos infiernos. Sin embargo, dicho filme, dirigido por Marjane Satrapi (comúnmente conocida por Metrópolis) ha resultado más decepcionante que sorpresivo. Una premisa muy buena estampada en un guión que hace aguas por numerosas partes y que, en definitiva, no termina de profundizar en el carácter de los personajes. Más que una explicación de las razones de uso, hace una preferencia por plasmar una serie de estereotipos, copiados casi de los clásicos del género negro.

Lo único que salva a esta película es, sin duda alguna, el trío actoral que se marca Ryan Reynolds: ya no solo en el papel del perdido, psicótico y (en parte) adorable Jerry, sino también del comedido perro Bosco y del malvado gato Mr. Wishkers. De hecho, resulta mucho más brillante dando voz (y sobre todo su caracterización vocal) de los animales, que del propio personaje principal. También cabe destacar la actuación de las dos féminas que completan el compendio sustancial de la película: Anna Kendrick, en su línea de ‘chica simpática y mona’ y Gemma Arterton, la mujer fatal y detonante de todo. Además protagonista de una de las mejores escenas: la persecución del bosque.

the voices 8

Su punto positivo es al mismo tiempo el negativo: la búsqueda de parodiar la imagen del típico asesino psicópata en la figura de un hombre torpe que mata (casi) sin querer no termina de convencer. Porque lo que en un principio se presenta como un elemento original, termina convirtiendo la trama en una insulsez cuyo único salvavidas se encuentra en el elenco de actores de los que se vale. En definitiva, The Voices puede definirse como la historia del rarito del pueblo con problemas familiares que poco a poco se va fragmentando en unas escasas escenas más relevantes, para terminar envuelta en un guión anodino y perfecto para los hipertensos. Por la falta de sal y eso.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

De volantes, bailes y corsés: 13 películas de época que no debes perderte

Imaginaos la situación: vuestra tía os invita a pasar el verano en su campiña inglesa, dentro del verde condado de Herdfordshire. Allí os espera unos tediosos meses de invitaciones a tardes de mujeres y bailes en los que el único hombre interesante es aquel forastero de ceño fruncido. Al que odias y quieres al mismo tiempo. Así lo ha querido la naturaleza.

Vale, no, es coña.

PERO, en un mundo idílico, ¿qué pasaría si, en el momento de la conversación, se da cuenta de que no tienes ni pajolera idea de cine de época? Tú, que casi vives dentro de una novela de Jane Austen, no sabes nada de lo que hay que saber sobre este género. De hecho, lo que tú entiendes por el concepto “de época” son aquellas películas que tienen más de diez años. No hablemos ya de  “sociedad victoriana” ni palabros de esos que cuestan tanto de entender como a tus padres el uso de ‘Twitter’.

Sin embargo, ¡no preocuparse! Aquí estoy yo, acudiendo en vuestra ayuda (pobres de vosotros, criaturicas). Esta vez con algunas recomendaciones del género más querido-odiado: las películas de época.

(clickad sobre las imágenes para más información)
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Reto cinéfilo 2015 III: ¿terceras partes nunca fueron buenas?

11. Una peli en VOS grabada en idioma diferente al tuyo: Always (O-jik geu-dae-man)

Muchas podrían haber sido las opciones de idioma a la hora de abordar este punto del reto. Y yo elegí el coreao. Porque sí, yo soy así de valiente y ya que una está curtida en este tema (véase el Ciclo Coreano que tuvimos por aquí) pues adelante con ello. Always se centra en la historia de Cheol-min, un ex-profesional del boxeo que cuenta con un pasado oscuro. Un día conoce a Jung-hwa (a ver quién es el guapo que sabe pronunciarlo), una chica ciega a la que siente la necesidad natural de proteger. En resumen: un drama romántico de toda la vida de dios. Eso sí, cuenta con un punto a su favor: a pesar del final predecible, las vueltas de tuercas del guión sorprenden más de lo esperado. Quizá no una de las mejores en su categoría, pero sí digna de ver.

Eso sí: attention para las sensibles. O acabaréis así.

12. Un film de un director de más de 30 años: The Spectacular Now

Antes de nada debo anticipar las dos razones principales para la elección de su visionado: 1. el concepto de “dramedia”, aunque en realidad lo que le falta de comedia (TODO) lo compensa en tragedias personales (TODO AGAIN), y 2. Miles Teller (así quién no). Sin embargo, la película dirigida por James Ponsoldt no cuenta con ningún elemento que le haga sobresalir más allá de la historia del chico popular (y un poco atormentadillo) que se enamora de la chica “normal”. Lo que en un principio viene envuelto con bonitas y cálidas expectativas termina siendo un “regulín” con acento, rallando la insulsez. No es que esté mal; al contrario, la película resulta visible, pero le pasa un poco como al pan chino (no confundir con pan gamba, niños): resulta llamativo porque creemos que es diferente a lo que hasta entonces hemos probado, para luego resultar un plato insípido. Pues así, tal cual, se nos presenta The Spectacular Now

13. Un film ambientado en el instituto: The DUFF

Os la resumiré en pocas palabras: una comedia de instituto en el que el chico guapo se enamora de la “fea”, que casualmente es su vecina. Ojo la innovación en el guión. A pesar de esto, debo de admitir que resulta entretenida. Incluye la frescura del término “Duff” y juega en torno a la empatía con el público para crear una comedia de instituto clásica. Quizá un poco menos épica que las grandes, pero al menos digna de ver. Porque, en el fondo, todas en algún momento de nuestras vidas nos hemos sentido igual de mal que Bianca. Especialmente por patear en el culo a las estúpidas como Madison *cof cof cof*.

14. Una peli basada en una novela gráfica: Kingsman: servicio secreto

Kingsman puede definirse en una sola y única palabra: elegancia. Brutalmente dirigida por Matthew Vaugh, se observa a la perfección el estilo estético y violento de su director. Es rápida, con un guión muy bien llevado, actuaciones brillantes y un (in)sano sentido del humor. Pero sobre todo, las escenas de batalla. Las malditas escenas de lucha de las que no puedes impedir apartar los ojos porque no quieres perderte nada. Porque, al mismo tiempo, son pequeñas obras de arte vivientes. Podríamos decir que son “británicamente intensas”. Sin duda alguna, una imprescindible para los amantes de las películas de acción. Y de los amantes de Colin, ya de paso, que sale muy elegante.

Bonus track: Samuel L. Jackson. Y, como ya sábeis, toda película en la que salga este señor, no puede ser mala.

15. Una película ambientada en el futuro: Interstellar

Con la santa película del año nos hemos topado. O eso era lo que he recibido, durante meses, por todas las vías orales y escritas. Incluso algún mensaje en morse me ha llegado con la tentativa: “TIENES QUE VER INTERESTELAR”. Y bueno, una vez vista y entendida (más o menos) debo decir que no me ha parecido el gran tesoro cinematográfico que esperaba. Admito que, visualmente, es mágica y brilla por la innovación que ha supuesto. Pero no. Lo siento, no me ha impactado al mismo nivel que al 90% de la humanidad. ¿Y qué le hago? Igual es que tengo el gen de lo bueno atrofiado pero, en mi humilde opinión, Nolan lo ha hecho mucho mejor (y lo sabe). Y además, tres horacas. 

Y ahora, si me disculpáis, me voy a esperar en el porche al tumulto de amantes de Nolan con sus horcas y pinchos. Para seguir la crónica de mi lento asesinato: @onlymutated.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Anuncios